Farncesc Miralles


En la actualidad, muchos, muchísimos artistas trabajan sobre papel y se fabrican el papel ellos mismos. Pero las obras de Alibau tienen la inmaterialidad. Un artista fabrica papel y obtiene papel, mientras Alibau fabrica papel y obtiene un reflejo, un color que no sabemos dónde se sostiene ni dónde acaba y comienza; fabrica un papel y obtiene una sugestión de luz y una sugestión de un mundo que no está en parte alguna. Ésta es la diferencia entre Alibau y el resto de artistas que fabrican su papel. 



Institut Francés, Barcelona
La Vanguardia, 23-2-1988 (fragment)





Al hablar de Salvador Alibau es imprescindible subrayar su continua investigación en torno al papel, soporte que ha utilizado casi de manera exclusiva. Es imprescindible, porque su experiencia le ha llevado a hacer aportaciones respecto a la utilización de las fibras de celulosa pigmentadas y la elaboración artesanal de diversos tipos de papeles, así como a la realización de aguadas sobre papel artesanal; y porque estas aportaciones y manipulaciones condicionan el resultado de la obra.


Las celulosas transparentes, las calidades de los papeles, los pigmentos trabajados dentro del agua, aun presentando indudables sugestiones, dejan paso a unas impecables composiciones en las que el color, en general de tonos apagados y suaves, desarrolla una poética sutil y pocas veces desarrollada. Porque, para mí, Alibau es, ante todo, un creador de tonalidades. Para ello necesita una excusa, y unas veces se ata al gestualismo, otras se acerca a la naturaleza, y en ocasiones incluso llega a cierto goemetrismo.



Museu Molí Paperer, Capellades
La Vanguardia, 8-9-2000 (fragment)