Maduración
Después de unos años de pausa, Alibau retomó con fuerza su proceso creativo. Unir plástica y simbólicamente la abstracción y la naturaleza y encontrar nuevas técnicas y expresivas con el papel y la aguada son los ejes de su obra en los años setenta y ochenta, con resultados de un gran lirismo.