TARDOR (otoño)
proceso de una obra


Descripción de la obra:

El artista siente la naturaleza en otoño e intenta transmitir esta sensibilidad a través de la obra plástica. Las formas, la luz y su distribución dentro del espacio son componentes del arte y , como tales, están sujetos al arbitrio del artista, a su sensibilidad, a su inteligencia, a la técnica utilizada y su concepto del arte mismo.
Las hojas son un elemento sustancial de esta obra. La forma y el color de las hojas son una función formal, y su distribución en el espacio es en parte elaborada y en parte aleatoria. Estas componentes-la forma, el color y la distribución de las hojas-pretenden generar en el espectador una extrapolación de la obra que le produzca una percepción poética y formal de tal manera que se intuya que se extiende fuera de sus límites reales.

En cuanto a la parte técnica, hay que tener en cuenta que la obra se hizo bajo el agua. Para empezar, se preparó un entramado de hilos, encima del cual se colocaron veinte y cinco cuadrados de celulosa de un azulado oscuro, preparados anteriormente fuera del agua, unidos por pequeños claros y superposiciones . Se utilizó la plantilla de la figura anexa, que tiene un gran número de agujeros o recortados. La celulosa, que se había preparado en cuatro tonos agrupados en dos grupos en función de la proximidad de los colores, además de algún tono intermedio, se aplicó en el interior de los huecos de la plantilla con una tela abajo.

Desde la tela la mayoría de estos filtrados se dejaron dentro de la superficie del agua en caída libre, jugando siempre con el azar del agua y de la misma celulosa y , una vez al fondo, algunos se mover o modificar.

Se puede establecer un paralelismo entre la técnica que acabamos de explicar y el propio proceso natural de la caída de las hojas que inspiró la obra. No obstante, la libertad creativa del artista hace que, en este caso, la presencia de las ramas y la distribución vertical de las hojas no siga este paralelismo y se representen de una forma posiblemente contradictoria.

Resumiendo, podemos decir que el artista, tomando como base una simbiosis de los procesos naturales, elabora un conjunto plástico altamente abstraído que intenta sensibilizar y evocar el otoño.



cliquear sobre la imágen

Tardor, 1997
fibra de celulosa, pigmentos e hilos.
Formato: 105 x 105 cm.
Colección: variaciones plásticas sobre el paisaje.
Núm. de catálogo: LXVII.




Plantilla de tela plastificada
300 x 450 x 1,2 cm.
Formas libres que recuerdan hojas.
Hecha para la obra "Tardor"