Josep M. Cadena


La inspiración zen participa de su matemàrtica, de manera que lo inmaterial del pensamiento queda recogido en fibra de celulosa pigmentada que presenta diversas formas y tiene diferentes espesores de acuerdo con la ligereza o la contundencia con el que el artista quiere expresar sus sensaciones y sus conceptos. Aunque la materia sea leve, no es la piel de lo que es vital lo que Alibau capta, sino los contenidos de la existencia, como puede asentir en sí mismo el ser con los otros. 



Centro de Estudios Catalanes - París
El Periódico, 28-1-2005 (fragmento)





Alibau tiende cada vez más a la geometrización, a la plasmación de fórmulas geométricas a través de lo que denomina matemártica. La sección áurea y los teoremas de Tales, la elipsis en un caos y la fórmula para acceder a los agujeros negros del Cosmos le llevan a hacer trabajos sobre papel artesanal en los cuales la ciencia recupera el aliento de la vida. La pintura llega así a la pureza a qué aspiran los sentimientos.



Museo Molí Paperer - Capellades
El Periódico. 16-6-2000 (fragmento)





Alibau pinta y esculpe a la vez con la pasta de papel. Y ésta, especialmente en sus Móviles, se combina con el aire y con las luces para dar nuevas realidades que nacen de la obra y de su relación con el ambiente. Las transparencias y los espacios hacen que los sentimientos que genera toda obra de arte crezcan dentro de ellos mismos y formen una sinfonía plástica. Hay música interna y placer táctil en esta forma de trabajar con la esencia vital de un mundo. Salvador Alibau transmite con su lenguaje plástico, con el que ha conseguido una perfección singular, las emociones puras a las que aspira todo creador. Desde una aparente fragilidad -la pasta de papel es más resistente de lo que parece- fija una compartida idealidad.



Instituto Francés - Barcelona
Batik núm. 90. Abril de 1988